Madrid 91 002 94 85
Barcelona 93 706 03 03
Valencia 96 312 12 06

Urgencias 24hs 651 07 12 89
Servicio en Toda España

 

De los desórdenes públicos

Sentencia | Delitos contra el orden público

De los desórdenes públicos

Desórdenes Públicos

Delitos contra el orden público


 

Desórdenes públicos del artículo 558 del Código Penal. El núcleo de la conducta típica lo integra la alteración del orden en lugares en los que el mismo es especialmente necesario para el desenvolvimiento normal de las actividades que allí se desarrollan, o bien para la prevención de eventuales situaciones de peligro para las personas intervinientes en espectáculos de masas.

RESUMEN DEL TRIBUNAL

El orden al que se refiere el texto legal, más que como orden público, calificativo este último que el precepto no recoge, ha de entenderse referido al que exige al funcionamiento normal y pacífico de las actividades llevadas a cabo en los específicos lugares que se mencionan. No exige el tipo expresamente un ánimo tendencial de alterar la paz pública, sin embargo la doctrina y la jurisprudencia de esta Sala si lo han hecho por similitud con figuras afines y por su ubicación en el Código.

El régimen jurídico de la Radio Televisión Española viene determinado por la Ley 17/2006 de 7 de junio, que abandonó la anterior configuración del organismo como ente público del Estado, y creó la Corporación de Radio Televisión Española como sociedad anónima pública de capital íntegramente estatal, con autonomía de gestión e independencia funcional del Gobierno. Ciertamente la norma reguladora se decanta a favor de una forma jurídico privada en lo que se ha interpretado como una huida del Derecho Administrativo. Pero lo relevante a los efectos que nos ocupan, es que a la misma se le encomienda la gestión del servicio público de radio y televisión titularidad estatal, con sometimiento al control externo del Parlamento, la Autoridad Audiovisual y el Tribunal de Cuentas. En el desarrollo de su función le incumben, entre otros cometidos, promover el conocimiento y difusión de los principios constitucionales y los valores cívicos.

 
Desórdenes Públicos

Desórdenes Públicos – Artículo 558 del Código Penal

 

Garantizar la información objetiva, veraz y plural, que se deberá ajustar plenamente al criterio de independencia profesional y al pluralismo político, social e ideológico presente en nuestra sociedad, así como a la norma de distinguir y separar, de forma perceptible, la información de la opinión. Facilitar el debate democrático y la libre expresión de opiniones, entre otros cometidos (artículo 3 de la Ley 17/2006) De esta manera, en la medida que se nutre de fondos públicos y de desarrolla un servicio esencial en la convivencia democrática especialmente imbricado con el sistema de libertades reconocidas en el artículo 20 CE, entre otras , no cabe duda que el local donde se desarrollaba la faceta de su actividad especialmente vinculada con el derecho de los ciudadanos a recibir información veraz, encaja en el concepto de establecimiento público que enumera el tipo aplicado. La televisión proyecta sus efectos más allá de los límites físicos del espacio donde se emite, para acceder a una pluralidad indeterminada de personas, lo potenciales espectadores. De otro lado, una emisión televisada en directo exige de unas medidas de aislamiento y control muy rigurosos, que se transgredieron.

Por último, dado que se ocupó el plató donde se estaba emitiendo en directo el informativo regional, que de esta manera quedó interrumpido, no puede negarse la dimensión pública de esta actividad que estaba en antena, y, en consecuencia, presenciada por los espectadores de la televisión. La gravedad de la perturbación se extrae de las circunstancias concurrentes.

Es relevante la forma de acceso al estudio de televisión, respecto a la cual, aun cuando se ha descartado el uso expreso de violencia o intimidación , no estuvo exenta de presión. No solo la que supone la conjunta actuación de diecinueve personas, que consiguieron superar los distintos controles de paso, haciendo caso omiso a los requerimientos tanto de los servicios de seguridad de la sede como de su director u otros empleados, para que depusieran su actitud, lo que generó temor ante una posible «actuación conjunta y exaltada del grupo», explica el factum de la sentencia recurrida. Sino que concluyó con la irrupción en el plató y el corte del informativo que se emitía en directo, lo que comprometió el derecho de los ciudadanos a obtener información veraz…«DESCARGAR SENTENCIA COMPLETA»

 


Palladino Pellón – Abogados PenalistasDesórdenes Públicos