Madrid 91 002 94 85
Barcelona 93 706 03 03
Valencia 96 312 12 06

Urgencias 24hs 651 07 12 89
info@palladinopellon.es
Servicio en Toda España

 

Circunstancia de agravación

STS 122/2024 de 7 de febrero

Circunstancia de agravación

La circunstancia de alevosía en el delito de asesinato

Función revisora de la casación | Jurisprudencia


 

En su Sentencia STS 122/2024 de 7 de febrero, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, aborda un caso en el que comienza por recordarnos que en el ámbito casacional el recurrente deberá plantear su disidencia, sin que -como principio general y, sobre todo, en relación con el ámbito fáctico pueda consistir en la reiteración simple del contenido de la impugnación desarrollada en la apelación ni en el planteamiento de cuestiones no debatidas en la apelación, pues las mismas ya han tenido respuesta desestimatoria o son cuestiones que han sido consentidas por la parte.

En particular, respecto al ámbito del control casacional cuando se invoca la lesión al derecho fundamental a la presunción de inocencia, cumplida la doble instancia, la función revisora de la casación en este ámbito se contrae al examen de la racionalidad de la resolución realizada a partir de la motivación de la sentencia de la apelación, comprensiva de la licitud,regularidad y suficiencia de la prueba. Respecto al error de Derecho, función primordial de la nueva casación,deberá actuarse conforme a la consolidada jurisprudencia de esta Sala en torno a los dos apartados del art.885 de la ley procesal penal. Los quebrantamientos de forma, una vez que han sido planteados en la apelación y resueltos en forma negativa, pues de lo contrario la nulidad declarada no tiene acceso a la casación, la quejase contrae a la racionalidad y acierto de la resolución recurrida al resolver la cuestión planteada.
 

la circunstancia de alevosía en el delito de asesinato

La circunstancia de alevosía en el delito de asesinato

 

Máxime cuando en la argumentación del recurrente no discute ni la utilización del cuchillo afilado de 23 cm de hoja, ni la forma en que ocurrieron los hechos cogiendo de la cabeza y de dirigiéndolo hacia atrás para despejar la zona del cuello donde dirigió las dos cuchilladas, la segunda de ella es cortando la yugular que provocó una hemorragia intensa determinante de la muerte. Las periciales médicas son asertivas en cuanto al ánimo de matar en cuanto a la potencialidad de las lesiones para causar la muerte como efectivamente la causa los yen cuanto a las condiciones psíquicas del acusado que concluyen en que el mismo conservaba sus facultades intelectivas y políticas básicamente conservadas, sin que pudiera apreciarse más que una leve merma de las mismas que afectaba ligeramente a su capacidad global de comprensión de la realidad.

En orden a la aplicación de la circunstancia de alevosía cuantificadora del asesinato, concurre en el hecho probado los elementos que caracterizan a esta circunstancia de agravación, pues se trata de un delito contra las personas, la dinámica de comisión consiste en la utilización de un medio, modo o forma, que es adecuado para asegurar el resultado pretendido por el autor eliminando las posibilidades de defensa, y realizar un ataque brusco, súbito e inopinado, al tiempo que imprevisible para la víctima, quien no pudo reaccionar frente a la agresión sorpresiva del acusado, provisto de un cuchillo, con el que acometió por la espalda realizando el corte en el cuello, en el que se han concretado las lesiones determinantes de la hemorragia masiva.

El autor dispuso de un medio peligroso y desarrolló su acción buscando la seguridad en la ejecución del hecho e imposibilitando la defensa que pudiera provenir de la víctima. Las posibilidades de defensa de la víctima fueron absolutamente nulas, pues en el primer ataque el acusado sorprendió a la víctima de forma inesperada e imprevisible, por la espalda, en tanto que en el segundo, la víctima absolutamente desprotegida, para asegurar el resultado. La doble agresión fue sorpresiva, inesperada y con un instrumento hábil para asegurar el resultado e impedir la defensa de la víctima.

Consecuentemente el motivo se desestima, una vez se ha constatado la existencia de la precisa actividad probatoria que el recurrente no llega a discutir en su impugnación y la correcta aplicación de la norma jurídica al hecho de que cada aprobado…«DESCARGAR SENTENCIA COMPLETA»
 


Palladino Pellón – Abogados Penalistas | La circunstancia de alevosía en el delito de asesinato