Madrid 91 002 94 85
Barcelona 93 706 03 03
Valencia 96 312 12 06

Urgencias 24hs 651 07 12 89
info@palladinopellon.es
Servicio en Toda España

 

Delito de abuso sexual continuado a menor de 16 años

STS 897/2023 de 30 de noviembre

Delito de abuso sexual continuado a menor de 16 años

Denegación de prueba pericial sobre la credibilidad del testimonio

Doctrina que coloca en 16 años la madurez suficiente para prescindir de esa pericia | Jurisprudencia


 

En su Sentencia STS 897/2023 de 30 de noviembre, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo aborda un caso en el que no se admitió la prueba de la defensa consistente en que se practicara un informe sobre la credibilidad de una joven con los peritos que ella designase.

Las sentencias de instancia y apelación dan unas razones para la no admisión de dicha prueba, que se pueden compartir, teniendo en cuenta el material probatorio con que se contaba; por un lado, ya había informes en la causa y en el acto del juicio se podría preguntar a los peritos, no considerándose necesaria otra pericia más, que se ponía en relación con la segunda victimización a la que podía verse sometida la denunciante, que había prestado declaración hasta cuatro ocasiones (otra más prestó en juicio). Son razones atendibles, si atendemos a consideraciones que encontramos en el Preámbulo de la Ley 4/2015, de 27 de abril, del Estatuto de la víctima del delito, cuando dice que «para evitar la victimización secundaria en particular, se trata de obtener la declaración de la víctima sin demora tras la denuncia, reducir el número de declaraciones y reconocimientos médicos al mínimo necesario […]»; más, si tenemos en cuenta la mención que hace en su segundo fundamento la STSJ, que, entre paréntesis, nos dice «visionadas las grabaciones se comprueba que sus declaraciones [las de los peritos] duraron 52 minutos, lo que da idea de la exhaustividad del interrogatorio contradictorio al que fueron sometidos por las partes». Aun así, añadiremos una razón más, que traemos de una jurisprudencia de esta Sala, que encuentra relación con que el derecho a la prueba, aunque sea de descargo, no es un derecho incondicional e ilimitado.

En STS 35/3023, de 26 de enero de 2023, refiriéndonos a una prueba pericial sobre la credibilidad de una joven que contaba con 17 años, decíamos que «entre las razones que había para denegar esa nueva pericia estaba la edad, pues, en línea con el criterio que viene manteniendo la Sala, en atención a la madurez que hay que presumir a partir de una edad que solemos situar a partir de los 16 años, la razón por la que se pueda considerar necesaria desaparece, que sin duda será absolutamente innecesaria alcanzada la mayoría de edad, como era el caso de la víctima, que, cuando declaró en el acto del juicio oral, contaba con 19 años. Al contar con esta edad y prestar su declaración como testigo, lo hizo bajo juramento, tal como establece el art. 433pf. I LECrim., y si decimos que es innecesario acudir a prueba pericial alguna que corroborase su testimonio, es porque partimos de la madurez que hay que presumir propia de dicha edad, que disipa los elementos de fabulación o las dificultades de comunicación que puedan adornar el testimonio de un menor, lo que, de alguna manera, expresa la sentencia recurrida, que, en su labor de valoración de la prueba, al insistir en que fue básico el testimonio de la víctima prestado en juicio, el valor de la pericial oficial con que contó era meramente accesorio».
 

Denegación de prueba pericial sobre la credibilidad del testimonio

Denegación de prueba pericial sobre la credibilidad del testimonio

 

Algo igual podemos decir en el caso que nos ocupa, en que la víctima era mayor de edad cuando declaró enjuicio oral, y, además, lo hizo en términos de credibilidad subjetiva que, como hemos visto, destacó el tribunal que la escuchó. A partir de aquí, si contaba con 17 años cuando presentó la denuncia y era mayor de edad cuando declaró en juicio, no siendo necesaria prueba alguna sobre la credibilidad de su testimonio, fue correcta la decisión del tribunal de instancia en no admitirla, por cuanto que, en dicho acto, se iba a contar con un testimonio, no de una menor, sino de una joven, mayor de edad, con la suficiente madurez como la de cualquier otro mayor de edad, para relatar unos acontecimientos que tuvo que soportar por un prolongado periodo de su vida, y por eso, desde este punto de vista, nos parece un acierto la cita que trae a colación el M.F. en su oposición al motivo, recogida de la STS 436/2013, de 17 de mayo de 2013, de la que solo extractamos el pasaje en que dice que «someter a cualquier ofendido por el delito a un test de credibilidad que arranque de la sospecha sobre la veracidad de su denuncia, menoscabaría el estatuto jurídico de la víctima e implicaría un inaceptable retroceso en el cuadro de garantías que, sobre todo en los últimos tiempos, define su posición en el proceso»; y a eso es a lo que abocaría una pericia como la pretendida, con más razón, si hacemos un repaso por los informes psicológicos y a la valoración que de ellos hace la sentencia de instancia, en que no vemos circunstancia alguna que permita poner en duda el relato de la víctima.

En efecto, en la valoración del informe de la psicóloga Frida destaca el tribunal, entre lo que ésta dijo, «que Ofelia no exagera, minimiza, que en su opinión no cree que Ofelia tenga un DIRECCION002 , que Ofelia no es antisocial», y de lo informado por la psicóloga Palmira , «que no tiene cuadro de DIRECCION003 , que no tiene componente psicopático o antisocial, no tiene ningún rasgo psicopatológico», o, más adelante, «que el rol de víctima no le interesa, que Ofelia con la denuncia no tiene ninguna ganancia secundaria, que no es una llamada de atención»; y más aún «que la ideación psicopática está descartada, que en el caso de Ofelia no hay componente psicótico, que no hay DIRECCION004 «; se trata, en definitiva, de opiniones de expertos que descartan la duda que se pretende arrojar en el motivo sobre la joven, para, a partir de ahí, justificar un innecesario informe de credibilidad. Y, si bien es admisible que la edad no es una barrera infranqueable a los efectos de hacer valoraciones absolutas en orden a la madurez de cada persona, en el caso que nos ocupa sucede que la víctima, cuando declaró en el Plenario, era mayor de edad, tal como resulta del artículo 12 de la Constitución, que es el grado de madurez mental que se corresponde con la plena capacidad de obrar, y que, de conformidad con lo dispuesto en el art. 322 C. Civil, «el mayor de edad es capaz para todos los actos de la vida civil, salvo las excepciones establecidas en casos especiales por este Código», y, como decimos, nada hay en las actuaciones que permita poner en duda tal circunstancia.

Por lo demás, en STS 414/2022, de 28 de abril de 2022, en relación con la innecesaridad de este tipo de prueba pericial, decíamos:

«Incluso nos resulta obligado añadir que el dictamen pericial sobre la credibilidad del testimonio de la víctima no debe convertir al experto en un amicus-curiae que ayuda al órgano jurisdiccional en la esfera en la que no necesita ayuda. Es innegable el insustituible papel de la psicología para ofrecer herramientas útiles que desgranen la credibilidad de un menor que, por razón de su edad, tiene dificultades para expresarse con precisión y que puede confundir el plano fabulativo con la realidad. Distinto es el caso de una joven de 16años que rememora un episodio como el que ha constituido el objeto del presente juicio. En supuestos de esta naturaleza, hacer depender, siempre y en todo caso, la conclusión jurisdiccional sobre la credibilidad dela menor de lo que diga el psicólogo que comparece como perito supone invadir el espacio valorativo que con carácter exclusivo incumbe a Jueces y Tribunales».

A partir de lo expuesto, si partimos de considerar que la referida pericia no era pertinente, no hay razón para entrar en el debate que se plantea en el motivo sobre el déficit que le podría haber supuesto que no se practicase, porque fue razonable, y pasaba por criterios apuntados por la jurisprudencia de esta Sala, que se rechazase cuando se propuso…«DESCARGAR SENTENCIA COMPLETA»
 


Palladino Pellón – Abogados Penalistas | Denegación de prueba pericial sobre la credibilidad del testimonio