Madrid 91 002 94 85
Barcelona 93 706 03 03
Valencia 96 312 12 06

Urgencias 24hs 651 07 12 89
info@palladinopellon.es
Servicio en Toda España

 

Delito de Violación

STS 228/2024 de 7 de marzo

Delito de Violación

Las manifestaciones espontáneas del acusado ante la policía

y la declaración inculpatoria oficial en el atestado policial | Jurisprudencia


 

En su Sentencia STS 228/2024 de 7 de marzo, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, nos dice que en el caso que les ocupa, como acertadamente precisa el Ministerio Fiscal, el motivo es reproducción del recurso de apelación interpuesto en su momento, sin aportar dato alguno novedoso que rebata los argumentos de la sentencia del TSJ al confirmar la de la instancia, por lo que basta con remitirse a la fundamentación jurídica de la sentencia de apelación para cimentar la impugnación.

El visionado de la grabación del juicio oral permitió a la Sala de lo Penal del TSJ verificar que existió prueba de contenido incriminatorio suficiente y cuya valoración fue correcta, pues, aunque la víctima pretendió suavizar sus anteriores manifestaciones (las prestadas ante los agentes de policía que acudieron al lugar del hecho cuando se precipitó, ante los facultativos que la atendieron y ante la psicóloga y trabajadora social, así como la declaración prestada en el Juzgado de Instrucción), apreció que habían sido prestadas sin contradicciones, de forma persistente y sin ningún ánimo de enemistad, hostilidad u otro semejante en cuanto a la conducta agresiva del acusado, tanto al encerrarla en la habitación para comprobar si había mantenido relaciones sexuales con otra persona mediante la introducción de sus dedos en la vagina, como manteniendo después esa actitud violenta que provocó en la víctima un sentimiento de temor por su vida y que la llevó a descolgarse por el balcón.

El acusado en su declaración en el juicio oral confirmó parcialmente la declaración de la víctima, pues, si bien negó la introducción de los dedos, admitió que la siguió desde la calle hasta el domicilio, que la llevó a la habitación y cerró la puerta con pestillo, diciéndole, ante sus sospechas de que le había sido infiel, que la iba a revisar y la quitó la falda y la ropa interior, y admitió también que ella salió al balcón desnuda de cintura para abajo y en un momento dado se descolgó por el mismo y cayó al suelo, regresando él a la habitación para calzarse y ponerse la mascarilla para bajar, no sin antes llamar al hijo de la víctima para preguntarle si había dado dinero a su madre.

Otro elemento corroborador de la credibilidad del testimonio de la víctima fue la sintomatología ansioso depresiva y el trastorno de estrés postraumático descrito en el hecho probado y que fue detectado por la psicóloga.
 

las manifestaciones espontáneas del acusado ante la policía

Las manifestaciones espontáneas del acusado ante la policía

 

Precisa la sentencia de apelación que concurrieron más pruebas corroboradoras, como el testimonio del vecino Carlos Jesús , que escuchó los gritos de auxilio de la víctima y luego la vio caída en el suelo; el testimonio de los agentes que acudieron tanto al lugar del hecho como al hospital donde se encontraba la víctima, observando su estado emocional al relatarles lo ocurrido; y el informe de los Médicos Forenses sobre la realidad de las lesiones y secuelas de la víctima.

Y, finalmente, el testimonio de referencia del funcionario de policía nº NUM002 sobre la manifestación espontánea que efectuó el acusado cuando acudió al domicilio, al reconocerle que había introducido su dedo en la vagina para comprobar si había tenido relación con otro hombre. Resalta la sentencia de apelación que,dada la solidez del resto de las pruebas, este testimonio de referencia no resultaba esencial como elemento corroborador del testimonio de la víctima y su incorporación al proceso no presentaba ningún defecto de validez, pues el Pleno no Jurisdiccional de 3 de junio de 2015 abordaba una situación distinta a la aquí contemplada. El Acuerdo de 3 de junio de 2015, desarrollado en la STS 435/2015, de 9 de julio, se refería al supuesto de declaración autoinculpatoria prestada por el investigado en diligencias policiales. Esta situación es diferente a la aquí contemplada de manifestación espontánea del imputado ante la policía. Así se encarga de precisarlo la STS 418/2020, de 21 de julio, citada en la sentencia de apelación, al declarar que «no nos movemos en el marco que analizaba el acuerdo del Pleno no jurisdiccional de esta Sala de 3 de junio de 2015 al que se refiere el recurrente, indicando que este acuerdo, relacionado con el valor probatorio de la autoincriminación en la declaración oficial incorporada al atestado, no fue concebido para dar respuesta a las manifestaciones espontáneas u oficiosas. Respecto de éstas es otra la doctrina que hay que manejar para aclarar su virtualidad probatoria.

Dicha sentencia entre otros extremos señala como la STS 16/2014, 30 de enero -doctrina que reiterará la STS 597/2017, de 24 de julio-, con cita de las SSTS 1236/2011, 22 de noviembre y 878/2013, 3 de diciembre, diferencia entre las manifestaciones espontáneas de un sospechoso a terceros o ante los agentes policiales; y una declaración oficial efectuada en sede policial, con asistencia de Letrado y previa lectura de derechos. No existe inconveniente en admitir como medio probatorio el testimonio de referencia de los terceros o de los funcionarios policiales receptores de esos comentarios espontáneos, siempre que no sean inducidos. Se enfatiza, sin embargo, que, en cualquier caso, se trata de un testimonio de referencia -auditio alieno- y así debe ser tratado en cuanto al contenido de la manifestación. No aporta fehaciencia en cuanto a la realidad o veracidad de lo manifestado, lo que es ajeno al conocimiento del testigo. Es directo – auditio propio- en cuanto al hecho en sí de haberse producido esa manifestación y de las circunstancias que la rodearon.

Según explican las SSTS 418/2006, 12 de abril y 667/2008, 5 de noviembre, el derecho a no declarar del imputado no impide las declaraciones libres y espontáneas que quiera realizar. Lo prohibido es la indagación antes de la información de derechos o cuando ya se ha ejercido el derecho a guardar silencio, pero no la audición de manifestaciones del detenido. Las manifestaciones que fuera del atestado efectúa el detenido, voluntaria y espontáneamente, no pueden considerarse contrarias al ordenamiento jurídico (STS 25/2005, 21de enero). Gozan, por tanto, de aptitud para ser valoradas y confluir con los fines de la justicia y, en definitiva, del interés social.

La STS 1266/2003, 2 de octubre, admite la validez probatoria de la confesión extrajudicial, siempre que acceda al juicio oral ( STS 13 mayo de 1984 y 1282/2000, 25 de septiembre), mediante la declaración de quien la oyó. Esa testifical de referencia deberá ser sometida a debate contradictorio, de forma que las partes puedan interrogar sobre ese extremo. Eso es lo sucedido aquí.

En cualquier caso, como bien señala la sentencia de apelación, suprimida la declaración del agente nº NUM002, la declaración de la víctima se encuentra suficientemente confirmada por el resto de las pruebas practicadas…«DESCARGAR SENTENCIA COMPLETA»
 


Palladino Pellón – Abogados Penalistas | Las manifestaciones espontáneas del acusado ante la policía