De las torturas y otros delitos contra la integridad moral

Artículo 174 del Código Penal

De las torturas y otros delitos contra la integridad moral

El Delito de Tortura

Artículo 174 del Código Penal

Somos Abogados Especialistas en Tortura

 

El tipo básico del delito de tortura se encuentra recogido en el Título VII del texto punitivo, dedicado a las torturas y otros delitos contra la integridad moral.

Este precepto persigue a la autoridad o funcionario, que va más allá de los límites dentro de los cuales se encuentra legitimado en el ejercicio de sus funciones, al realizar hechos como por ejemplo los siguientes:
 

  Autoridad policial que incurriendo en un claro abuso de poder, amenaza a un detenido para obtener una confesión en el marco de una investigación policial

  Funcionario/a de Instituciones Penitenciarias que aplica un castigo físico a un preso, como consecuencia de un hecho que este ha cometido o se sospeche que ha cometido

 

Elementos del Delito de Tortura


 

La aplicación de las penas previstas para el delito de tortura, requiere de la existencia de los siguientes elementos:

  Que quién incurra en el delito de tortura, sea autoridad o funcionario público, como por ejemplo un Policía o un Funcionario de Instituciones Penitenciarias
  Que los hechos se encuadren en el concepto de torturas, como por ejemplo “sufrimientos físicos o mentales”
  Que el delito persiga uno de los fines contenidos en la norma, como por ejemplo “el fin de obtener una confesión”

 

Abogados Especialistas en Tortura

Despacho de Abogados Especialistas en Tortura


 

Los Delitos De Tortura En El Código Penal

Como Abogados Especialistas en Tortura poseemos un profundo conocimiento de la ley

 

Artículo 174

 
1. Comete tortura la autoridad o funcionario público que, abusando de su cargo, y con el fin de obtener una confesión o información de cualquier persona o de castigarla por cualquier hecho que haya cometido o se sospeche que ha cometido, o por cualquier razón basada en algún tipo de discriminación, la sometiere a condiciones o procedimientos que por su naturaleza, duración u otras circunstancias, le supongan sufrimientos físicos o mentales, la supresión o disminución de sus facultades de conocimiento, discernimiento o decisión o que, de cualquier otro modo, atenten contra su integridad moral.

El culpable de tortura será castigado con la pena de prisión de dos a seis años si el atentado fuera grave, y de prisión de uno a tres años si no lo es.

Además de las penas señaladas se impondrá, en todo caso, la pena de inhabilitación absoluta de ocho a 12 años.

2. En las mismas penas incurrirán, respectivamente, la autoridad o funcionario de instituciones penitenciarias o de centros de protección o corrección de menores que cometiere, respecto de detenidos, internos o presos, los actos a que se refiere el apartado anterior.
 

Jurisprudencia Sobre Delitos De Tortura

Otra de las claves que deben dominar los Abogados Especialistas en Tortura

 

SAP CR 405/2017 – ECLI:ES:APCR:2017:405  | «Descargar Sentencia»
Nº de Resolución: 14/2017
Tipo Órgano: Audiencia Provincial
Municipio: Ciudad Real
Ponente: IGNACIO ESCRIBANO COBO
Nº Recurso: 21/2016
Fecha: 12/05/2017
Tipo Resolución: Sentencia
RESUMEN: TORTURAS

“…Avanzando más en el ámbito del análisis de la calificación inicial de hechos, el concepto de tratos degradantes acuñado por el Tribunal de Estrasburgo se define en relación a la existencia de actos que pueden crear en las víctimas sentimientos de temor, de angustia y de inferioridad susceptibles de humillarles, de envilecerles y de quebrantar en su caso su resistencia física o moral; añadiendo la S.TS. de 2 de Marzo de 1.998 que el trato degradante implica quizás una conducta desde la habitualidad (SS.TEDH 25-2-82 y 28-1-79), conducta repetida más en relación a situaciones de menor entidad aunque siempre hirientes a la dignidad porque suponen en todo caso menosprecio y humillación.

Partiendo de tales premisas se ha de coincidir con lo ya manifestado en el auto de la Sección Primera de esta Audiencia Provincial de fecha 23 de Noviembre de 2.015 (folio 625 del procedimiento), en el que aún partiendo de su carácter provisional en cuanto resolvía un recurso de apelación contra un auto de declaración de falta de los hechos conforme al artículo 779/1-2ª Lecrim ., ya se pronunciaba respecto a las dificultades o imposibilidad de calificar los hechos investigados como delitos de tortura o contra la integridad moral ( artículos 174 y 175 del C.P .), tanto por la levedad de los mismos como por la ausencia de algunas de las finalidades comisivas previstas en el artículo 174 CP (obtener confesión o información o represalia); inicial inexistencia de datos y factores que impiden la incardinación de los hechos dentro de la órbita típica del artículo 174 y 175 del CP, ya que la actuación inicial del agente de la autoridad acusado Juan Antonio en relación a la identificación del recurrente y posterior incorporación a los hechos de los otros dos acusados tratándole de imponer su abandono del local por los motivos que después se analizarán, no ostentaban la suficiente entidad “prima facie” como para entender existente un ataque contra la integridad moral de dicho recurrente, dada la levedad del incidente a los presentes efectos; análisis que ha de ser llevado a cabo desde parámetros objetivos, si no queremos hacer depender la tipicidad analizada de la mayor o menor sensibilidad del afectado, máxime cuando de la propia grabación del incidente por parte de la acusación particular se desprende la obstinada porfía de dicha parte en desobedecer las indicaciones de los agentes una y otra vez, lo que mal casa con cualquier tipo de afectación a su integridad moral. Así las cosas y partiendo de la ausencia de acreditación asimismo de la existencia de ataques a la integridad moral de Adrián en el Centro de Seguridad Integral de Tomelloso, a la vista del resultado arrojado por la prueba personal practicada, evidente resulta la imposibilidad de calificar los hechos bajo la órbita típica de los artículos 174, 175 y 176 del Código Penal…”
 


Palladino Pellón & Asociados – Abogados Especialistas en TorturaConfíe su caso a un equipo de profesionales expertos