Madrid 91 002 94 85
Barcelona 93 706 03 03
Valencia 96 312 12 06

Urgencias 24hs 651 07 12 89
Servicio en Toda España

 

Revisión de sentencia absolutoria

Incautación de droga en el extranjero por agentes de la DEA - Sentencia

Revisión de sentencia absolutoria

Revisión de sentencia absolutoria


 

Incautación de droga en el extranjero por agentes de la DEA | No cabe partir de una presunción de ilegalidad de las actuaciones policiales
 

Resumen del Tribunal

 
En relación a la lucha contra las formas más graves de delincuencia transnacional, entre las que se encuentra sin duda alguna los delitos de tráfico de drogas, la actividad descrita en su conjunto se apoya en el principio de reciprocidad y cooperación internacional entre instituciones, también las policiales, que necesariamente lleva a que el funcionamiento de esta colaboración se desenvuelva inspirada por el principio de confianza, tanto en los medios y en las formas utilizadas en la investigación como en los resultados obtenidos y en la fiabilidad de las informaciones facilitadas.

Ahora bien, la duda del Tribunal de instancia no está basada en una presunción de ilegalidad o irregularidad de lo actuado en el extranjero, sino en un aspecto concreto introducido en el debate contradictorio que el juicio supone, a través de prueba practicada en el mismo a instancia de la defensa de uno de los procesados.

Según la hipótesis acusatoria mantenida a partir de la información suministrada por los agentes de la DEA, y según especifica el relato de hechos probados de la resolución impugnada, la incautación de droga se habría verificado a través «de la intervención del catamarán “Nautic of Fowey”, lo que hizo posible a su vez la ocupación de la embarcación auxiliar tipo “Boston Whaler” en alta mar, que venía con una partida de cocaína sellada herméticamente dentro del casco».
 
Revisión de sentencia absolutoria

Revisión de sentencia absolutoria | Incautación de droga en el extranjero

 
Así, separadas ambas embarcaciones la “Boston Whaler” fue entregada a la Guardia de Costas estadounidenses, que la trasladó hasta Puesto Rico, donde fue guardada en un almacén de la DEA. Allí permaneció «hasta el día 26 de julio, cuando fue transportada a España en un avión de la Fuerza Aérea de los EE.UU bajo custodia conjunta DEA y Cuerpo Nacional de Policía». Por su parte, una vez separada la nave auxiliar en alta mar «el catamarán se hizo a la vela hacia España bajo el control de la DEA».

Y explica la sentencia recurrida en su fundamentación jurídica que «la pericia llevada a cabo por el perito Sr. Rebullido Lorenzo (Ingeniero Técnico Naval) a petición de la defensa de Julián del Prado Montero, aportada junto con el escrito de defensa, y ratificada en el acto del plenario, concluía que la “Boston Whaler” no era propiamente una embarcación auxiliar como tal, y que el peso de 540 kilos (la embarcación más la sustancia estupefaciente) izado a más de dos metros de la línea de flotación y en la popa, comprometerían en exceso la estabilidad del barco, llegándose a partir, haciendo prácticamente imposible una travesía transoceánica.
 

...la duda del Tribunal de instancia no está basada en una presunción de ilegalidad o irregularidad de lo actuado en el extranjero, sino en un aspecto concreto introducido en el debate contradictorio que el juicio supone, a través de prueba practicada en el mismo a instancia de la defensa de uno de los procesados... (Revisión de sentencia absolutoria | Incautación de droga en el extranjero)


 

La única forma de izar el bote auxiliar sería con el catamarán atracado o utilizando algún instrumento tipo grúa, o un número considerable de personas. Sería prácticamente imposible la izada en mar abierto». Tal afirmación, canalizada a través de una pericia practicada en tiempo y forma y cuyas conclusiones el recurso no combate, introduce una fisura en la verosimilitud de la secuencia que policialmente describió la incautación de la droga en alta mar a través de la separación de las dos naves concernidas, que, a falta de aclaración por parte de quienes directamente tuvieron intervención en la misma, que declinaron la posibilidad de acudir a juicio como testigos, o de otros técnicos que la pudieran contradecir, dota de racionalidad el discurso argumental de la sentencia de instancia en cuanto desemboca en un fallo absolutorio.

No se trata ya del cuestionamiento caprichoso de lo actuado por investigadores extranjeros, sino en un elemento que razonablemente, a falta de otra explicación, distorsiona la lógica de su actuación. «DESCARGAR SENTENCIA COMPLETA»
 


Palladino Pellón – Abogados Penalistas | Revisión de sentencia absolutoria | Incautación de droga en el extranjero