Madrid 91 002 94 85
Barcelona 93 706 03 03
Valencia 96 312 12 06

Urgencias 24hs 651 07 12 89
Servicio en Toda España

 

El Delito de Coacciones

El Delito de Coacciones

 

¿En qué consiste el delito de coacciones?


 

Justo a continuación del delito de amenazas, tipificado en el Artículo 172 del Código Penal, es recogido el denominado delito de coacciones.

En el primer punto de dicho precepto encontramos la característica principal del tipo, el cual se distingue por que la acción castigada es aquella en la que incurre quien impide violentamente a otro, hacer lo que la ley no prohíbe o compelerle a efectuar aquello que no quiere.

En ambos supuestos se hace presente la violencia (no solo física) como elemento del tipo. Contemplar la violencia no física, incluye por ejemplo el caso de la intimidación, lo que acerca a este delito al mencionado delito de amenazas condicionales, con el que en ese caso son prácticamente idénticos.

Como sucede con muchos otros delitos, en el delito de coacciones es fundamental comprobar la existencia de una relación de causalidad y sus circunstancias, existiendo incluso causas de justificación.

Ejemplo de un acción coactiva justificada, es la de proporcionar tratamiento médico a una persona aunque esta no quiera recibirlo, cuando existe un brote epidémico.

Mediante la reforma del Código Penal operada por la LO 1/2015, la Falta de coacción leve (CP art.620.2º) ha sido reemplazada por el Delito leve (CP art.172.3).

 
delito de coacciones

Funcionamiento del Delito de Coacciones

 

CÓDIGO PENAL ESPAÑOL

LIBRO II – DELITOS Y SUS PENAS

TÍTULO VI – Delitos contra la libertad

CAPÍTULO III – De las coacciones


 

Artículo 172

 
1. El que, sin estar legítimamente autorizado, impidiere a otro con violencia hacer lo que la ley no prohíbe, o le compeliere a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto, será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años o con multa de 12 a 24 meses, según la gravedad de la coacción o de los medios empleados.

Cuando la coacción ejercida tuviera como objeto impedir el ejercicio de un derecho fundamental se le impondrán las penas en su mitad superior, salvo que el hecho tuviera señalada mayor pena en otro precepto de este Código.

También se impondrán las penas en su mitad superior cuando la coacción ejercida tuviera por objeto impedir el legítimo disfrute de la vivienda.

2. El que de modo leve coaccione a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o persona con discapacidad necesitada de especial protección, inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años.

Igual pena se impondrá al que de modo leve coaccione a una persona especialmente vulnerable que conviva con el autor.

Se impondrá la pena en su mitad superior cuando el delito se perpetre en presencia de menores, o tenga lugar en el domicilio común o en el domicilio de la víctima, o se realice quebrantando una pena de las contempladas en el artículo 48 de este Código o una medida cautelar o de seguridad de la misma naturaleza.

No obstante lo previsto en los párrafos anteriores, el Juez o Tribunal, razonándolo en sentencia, en atención a las circunstancias personales del autor y a las concurrentes en la realización del hecho, podrá imponer la pena inferior en grado.

3. Fuera de los casos anteriores, el que cause a otro una coacción de carácter leve, será castigado con la pena de multa de uno a tres meses. Este hecho sólo será perseguible mediante denuncia de la persona agraviada o de su representante legal.

Cuando el ofendido fuere alguna de las personas a las que se refiere el apartado 2 del artículo 173, la pena será la de localización permanente de cinco a treinta días, siempre en domicilio diferente y alejado del de la víctima, o trabajos en beneficio de la comunidad de cinco a treinta días, o multa de uno a cuatro meses, ésta última únicamente en los supuestos en los que concurran las circunstancias expresadas en el apartado 2 del artículo 84. En estos casos no será exigible la denuncia a que se refiere el párrafo anterior.