Madrid 91 002 94 85
Barcelona 93 706 03 03
Valencia 96 312 12 06

Urgencias 24hs 651 07 12 89
Servicio en Toda España

 

El Bien Jurídico en el Derecho Penal

¿Qué protege el Derecho Penal?

El Bien Jurídico en el Derecho Penal


 

Es muy importante profundizar en el concepto de bien jurídico que puede definirse como todo bien, situación o relación deseados y protegidos por el Derecho, constituyendo el eje central del orden social que el derecho penal protege.

El bien jurídico es un reflejo y responde a las concepciones ético-sociales, jurídicas y políticas dominantes en cada momento por lo que evoluciona o cambia con estas, siendo un concepto dinámico. Es por ello que a lo largo de la historia el ser humano ha reflexionado sobre el Bien Jurídico en el Derecho Penal, y la forma de llevar a cabo su protección.

La mejor muestra de la característica dinámica del derecho penal podemos observarla en su evolución histórica, donde acompaña esos principios ético-sociales, jurídicos y políticos predominantes.

El Bien Jurídico en el Derecho Penal

El Bien Jurídico en el Derecho Penal y el Orden Social

 

Estos bienes si bien tienen un carácter particular pertenecen al derecho y su protección mediante las leyes y sanciones penales, esta dirigida a la protección de toda la comunidad, siendo el Estado quien esta legitimado para imponer las penas o medidas de seguridad en su ejercicio del derecho penal y siendo así su naturaleza eminentemente pública.

En la práctica, el concepto de bien jurídico es muy relevante al momento de realizar el análisis de una figura delictiva, su necesidad y aplicación. Se trata de un elemento central en el análisis que el legislador hace durante la elaboración y justificación de toda norma, ya que su protección es tan importante como el respeto de los principios del Derecho que van a ponerle límites.

El denominado Derecho penal “garantista” es aquel que dota de límites a un uso excesivo del ius puniendi, en cuanto no sometido al ius poenale. El bien jurídico ofrece una barrera en cuanto no es posible establecer en la legislación delitos que carezcan de bien jurídico.