Madrid 91 002 94 85
Barcelona 93 706 03 03
Valencia 96 312 12 06

Urgencias 24hs 651 07 12 89
Servicio en Toda España

 

Conducta y Delito

Conducta y Delito


 

La estructura del delito esta formada por una serie de elementos o categorías. El primero de ellos y del cual surgen luego el resto de elementos es la concurrencia de una conducta humana (Acción u Omisión).

 

Las normas en cuanto a las conductas se presentan de dos formas diferentes


 

1. Prohibición: la norma la determina cuando entiende que una acción debe evitarse para no producir una lesión o hacer peligrar un bien jurídico.

2. Mandato: la norma la determina cuando entiende la necesidad de exigir un comportamiento activo para evitar que se produzca una lesión o se haga peligrar un bien jurídico.

De hecho es frecuente que los ordenamientos jurídicos hagan referencia a esta base dual de la estructura del delito.

Conducta y Delito

Conducta y Delito

 

Tipos de conductas reflejadas en la legislación penal (acciones u omisiones)


 

Acción: un sujeto actúa a pesar de la existencia de una prohibición de realizar esa acción

Omisión: un sujeto no lleva a cabo una acción o conducta que la ley ordena o manda

A través de la historia y la evolución de los sistemas jurídicos en materia penal vemos que la relación conducta y delito, ha ido evolucionando primando en la actualidad la concepción binaria de la conducta humana diferenciando claramente la acción de la omisión y caracterizándolas, dejando así fuera otros comportamientos humanos que no se encuadren en estas, como por ejemplo los “pensamientos”.

La concepción actual y en concreto la que refleja el actual modelo es la de la escuela finalista del derecho penal del jurista penal alemán Hans Welzel, que nos presenta a la acción como ejercicio de una actividad finalista caracterizada por la voluntad a la consecución de un fin y a la omisión como la no realización de una acción finalista cuando se tiene la capacidad para llevarla a cabo.